¿Qué es la limpieza dental?

Es un procedimiento de higiene dental cuyo principal objetivo es limpiar las superficies dentarias retirando el sarro dental o placa calcificada que se encuentra adherido y acumulado en zonas de los dientes que son de difícil acceso.

¿Por qué es importante la limpieza dental?

Es el procedimiento odontológico de mayor importancia para la prevención de algunas enfermedades y alteraciones de carácter bucodental.

Es recomendable realizar una limpieza dental de forma periódica, es decir máximo cada 6 meses, esto con la finalidad de reducir el riesgo de enfermedad gingival o bien, evitar que empeore.

¿Qué es la enfermedad gingival?

Es una forma frecuente y leve de enfermedad de las encías, que causa irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de las encías que rodean los dientes. Esta puede progresar y llevar a una enfermedad de las encías mucho más grave, llamada «periodontitis» la cual puede llevar a la pérdida de dientes de forma prematura.

La enfermedad gingival a menudo está causada por la acumulación de placa bacteriana producto de una mala higiene. Siempre habrá zonas de difícil acceso que cuesta mantener limpias. En estas zonas puede acumularse la placa bacteriana y llegar a mineralizarse, formando un depósito duro conocido como cálculos o sarro, que no es posible eliminar con el cepillado. Si no se elimina, es posible que se acumule más placa alrededor de los dientes o incluso debajo de la encía, lo que provoca el avance de la enfermedad gingival.

¿Cómo se realiza?

  1. Eliminación de los depósitos de placa y sarro. A menudo se utiliza una herramienta con ultrasonidos para retirar la mayor parte del sarro y, posteriormente se emplean otros elementos manuales para eliminar cualquier resto.
  2. Pulido de los dientes. Esto con el fin de que la superficie de los dientes esté realmente lisa. Aunque el pulido elimina las manchas y deja los dientes lisos y brillantes, no se trata únicamente de un procedimiento estético. También alisa pequeñas imperfecciones y rugosidades del diente para evitar que la placa se adhiera a ellos.

Es importante que recuerdes que una limpieza profesional es un complemento de una buena rutina de salud oral y nunca puede sustituir los dos cepillados al día con una pasta de dientes con flúor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *